Es hora de escribir algo nuevo

Es hora de escribir algo nuevo. Es hora de enseñar la verdad desde la perspectiva de la objetividad en lo que a marketing digital se refiere.

Navego mucho por la red debido a mi trabajo. Entro y salgo de varias redes sociales a lo largo de un mismo día mientras gestiono las cuentas de mis clientes. Y siempre hay alguna (más que otras) dónde me veo apabullada por el inmenso mar de AdWords/Ads que surgen de todos los sitios sin parar.

Algunos los encuentros útiles, interesantes, instructivos, informativos. Sin embargo la mayoría de esos “anuncios” (que no parecen estar) sino que lo están con toda certeza diseñados y fabricados bajo el mismo formato, con las mismas ideas e intenciones, acaban como poco, por hartarme. También me saturan, me cabrean, me inflan la paciencia y acabo en este estado, pasando deliberadamente de todos y cada uno de ellos. De la eficacia a veces dudosa de estos “métodos” publicitarios hablaré en post siguientes.

Y lo que es peor: más que tantos anuncios constantemente por todos los sitios entre donde entre, lo que me cabrea de verdad es que no veo ni una pizca de originalidad. Ni un ápice de ingenio. Ni un haz de sorpresa. Clic para tuitear

Por ejemplo, en mi sector. Sí en este mismo sector, el del marketing digital y el diseño web. Para empezar entre a la web que entre a través de una sencilla búsqueda en Google, prácticamente todas (y digo todas casi sin excepción) son clones (y aquí hago un esfuerzo y me abstengo de seguir opinando…). Todas iguales, mismo tipo de diseño, mismo egocentrismo de su creador, fotito por aquí, fotaza por allá… vídeo por aquí, vídeo por allí… Y vale, eso no está mal… pero en mi opinión y tal y como lo experimento desde fuera no es más que la demostración puramente egoica que lo único que dice claramente es: “mírame, soy genial”, “mira todo lo que te enseñaré”, “mira, mira, mira como soy tan estupendo, te venderé lo que sea que pongas en mis manos…”

Prometer la luna es una cuestión muy distinta a luego, poder bajarla… Clic para tuitear Muy poco realismo hay en el sector a la hora de dar datos serios y ofrecer realmente confianza a un cliente… Hay muchas cosas que funcionan. Sí, claro que sí. Pero para saber muy bien cuáles son las que sí lo hacen y cuáles las que no, hay que haber experimentado mucho, y sobre todo haberte dado un considerable número de castañazos en el camino.

Hoy en día no hay red (o web) en la que se entre donde no se vean enunciados como estos:

Te enseñaré cómo:

Ser millonario/vender mucho muchísimo en ¿automático? (Oh my god! ¿What’s the hell???) esto no solo no hay quién se lo crea, yo te reto a que como rezan sus promotores ”inviertas” tu valioso tiempo y tu más aún, valiosísimo dinero en intentarlo… Ve, vuelve y luego ya lo hablamos… ¿Se puede? Sí, se puede pero no como te lo cuentan por ahí… ¡cuidado! Y cuando digo se puede me refiero a vender normalito… lo de convertirte en millonario con una tienda online, como no seas capaz de inventar algo mejor que Aliexpress lo dudo… (mucho).

No perder clientes “porque soy el mejor de los mejores”. El másters de los másters y te enseñaré como convertirte en uno también. Sí, vale. Entiendo que tengas que venderte como el mejor de los mejores, pero es que todos lo hacen y unos pocos (muy pocos hasta lo son). Ninguno te cuenta nada nuevo, nada innovador, nada inspirador… ¡qué las ideas no se agotan como se cree por ahí! Y que ser realmente original, auténtico y cañero sin decir todo el rato que eres el mejor de los mejores sienta (valga la redundancia) mejor que vender una moto que no te crees ni tú y que seguramente tampoco se acabarán creyendo ni tus clientes ( a menos que sean muy crédulos).

Tengo el mejor curso de ventas online del mundo… (…) conmigo es imposible que fracases… Bueno, bueno… ya estamos, siempre igual!

Conviértete en un emprendedor de súper éxito… (y piérdelo todo en el intento, hasta la salud si hace falta…). Emprender además de estar sobrevalorado, no es para nada tan fácil, ni tan sencillo, ni tan maravilloso… cuidado, que aquí hay peligro y del real. Clic para tuitear

Con mi súper masterclass aprenderás a vender para ricos: ten 10 clientes al año y cóbrales hasta diez mil euros a cada uno por contarles las mismas patrañas (que yo te voy a contar a ti a precio de oro) pero que luego son prácticamente imposibles de poner en práctica… (Sí, sí. Los hay que tienen vídeos en Youtube que te venden motos como ésta y otras que no quiero ni volver a ver…), sobre todo porque si a algo puede llamársele “locura” son a este tipo de cosas que venden como si fueran las panaceas a una supuesta “libertad financiera” que este sistema tan bien diseñado te quiere hacer creer que existe como una realidad tangible… y me pregunto: ¿pero esta gente en qué planeta vive?

Y cientos de miles de millones de consejitos de oro más que se pueden ver en anuncios (AdWords/Ads) tras anuncios sin cesar. Vale, lo entiendo. Son profesionales independientes que tienen que vender, como yo, como tú, como todos. ¡Yo misma tengo que vender mis propios servicios!

Pero lo que cuestiono no es que tengan que hacerlo para generarse una fuente de ingresos (y su propio trabajo), sino las formas, los planteamientos, los “enunciados”, las falacias y el desdén sin escrúpulos que muchas veces apenas se vislumbra detrás de todo este tinglado.

Me enerva. Y no puedo evitarlo, y ¿sabéis por qué? Porque en mi propia experiencia “vender una moto” que sabes perfectamente que luego con toda probabilidad no funcionará como la has vendido, es una enorme falta de ética.

Pero claro, todos sabemos que siendo éticos no se gana dinero… ¡qué pena de mundo y de sistema este! Yo por otra parte, incluso siendo una profesional independiente, no puedo ni quiero comulgar con estas filosofías insensibles que sólo llevan a quemar un sector detrás de otro, tal como veo que está pasando con este.

Al final lo que obtenemos es que, de una gran demanda de ciertos servicios, surjan más oferta de la que podríamos considerar “coherente” o acorde a un mercado que debería regularse sin tener que pasar por el torbellino del síndrome del “burnout”.Es en este estadio precisamente, en el que se encuentra ahora mismo nuestro sector, nuestra profesión. Clic para tuitear

 

“Satura, satura, satura… revienta, revienta, ¡revienta!” Clic para tuitear

 

La gravedad del asunto es que nadie se ha detenido por un momento a pensar en ello seriamente. Nadie quiere ver la otra cara de la moneda que está ardiendo y empezar a aplacar el fuego. Parece ser que nadie, esté siendo capaz de ver las consecuencias que esto está trayendo. Y lo que veo, lo que percibo y lo que se sigue intuyendo es siempre más de lo mismo: “quiero, quiero, quiero”, “vendo, vendo, vendo”, “more, more, more”, “saturo, saturo, saturo”, y que esto reviente… y está a punto, a puntito de hacerlo!

Así, al cabo de un cierto tiempo prudencial y siguiendo una curva de desarrollo peligrosa, pero a la vez muy conocida (la famosa curva de saturación del sistema). Todo lo que en un principio era necesario y bueno, acaba haciéndose añicos. Clic para tuitear

Lo subo, lo subo, lo subo. Lo llevo al máximo de su potencial y lo exploto (literalmente, lo exploto hasta que la burbuja reviente) y lo peor de todo esto, es que casi siempre revienta mal para todos los que estamos dentro de ella.

Entonces nos queda el resquicio de lo que alguna vez fue una profesión que prometía y que era bella y creativa y libre y gustosa… Y el cuento se vuelve a repetir y empezar un nuevo ciclo con otros matices similares pero algo diferentes… Os pregunto: ¿A qué os suena todo esto? ¿No os es familiar, ni siquiera un poquito? Clic para tuitear

Personalmente he probado prácticamente todo lo que enumeraba al principio y más cosas si caben todas en un solo post. Y os puedo afirmar con total certeza que las pocas, poquísimas veces que algo de lo que todo ello me ha sido realmente útil, aplicable en la realidad y coherente se pueden contar los dedos de una sola mano y me sobran al menos dos.

Y entonces surge la pregunta del millón: ¿Y para qué lo venden? ¿Por qué lo ofrecen?. Os lo acabo de explicar más clarito que el agua del grifo de Madrid: porque el sistema actual en el que vivimos se estructura en ciclos perpetuos de creación, crecimiento, saturación, explotación, desvirtuación y por último de destrucción de donde con toda seguridad, volverá a surgir algo nuevo (o lo mismo pero con algo cambiado y que en apariencia parecerá una novedad) que ponga en marcha, otra vez la rueda y así hasta el infinito.

Esto es así, porque el sistema para poder seguir funcionando, debe destruir todo aquello que él mismo ha creado… de lo contrario, no sería lo que es. Sería otra cosa (pero de esto no hablaré en este post).

Veo lo que se está haciendo con mi profesión. Con mi vocación. Con mi Ikigai. Y me indigno, me enciendo, me enervo. Cuando eres diferente y no comulgas (sobre todo abiertamente) con las formas establecidas, tiendes a ser visto como alguien fuera de la “norma”. Y todos sabemos que todo aquello que se sale de la norma no es tan ampliamente aceptado como lo que se funde con ella…

A mí particularmente, esto me da bastante igual. No me da ningún miedo ser diferente. Enseñar mi rebeldía. Mi autenticidad. Mi verdad y mi visión objetiva de la realidad. Y mucho menos me importa expresarla y que sea leída y hasta criticada… Escribo con un amplísimo conocimiento de causa, con toda la información y sobre todo, con y desde la experiencia en primera persona. Y nada hay que pueda ofrecer más credibilidad que eso.

Por eso este post, es no solo para profesionales que están buscando a su diseñador web, a su gestor de contenidos, a su community manager, sino también para mis colegas profesionales del sector.

Nací con la cualidad no elegida de ser una visionaria. Esto a veces es una gran bendición y otras una especie de estigma maldito. Ya sea que se incline hacia un lado u otro, siempre he estado (y sigo estándolo) en posesión de ver más allá de lo que otros no pueden ver, al menos no con la misma claridad y certeza que lo hago yo. Mi seguridad en ello es tan grande, que de hecho no insistiré más.

Al tiempo, pero de rebote os regalaré a todos un súper consejo sin masterclass de fondo ni necesidad de gastaros miles de euros inútilmente, ni apuntaros a un webinar: preparaos, porque el último ciclo del sistema ya ha empezado (lamentablemente para todos nosotros en este sector) y habrá que ser mucho más creativos que los “Ads” de Facebook o Twitter para navegar bajo la tormenta y no ahogarnos durante la peripecia…

¿Y esto por qué?… te lo he explicado muy bien a lo largo de todo el post, pero por si acaso te lo repetiré una última vez por hoy: por que no se puede saturar un mercado, reventarlo, llevarlo al máximo exponencial de sus límites y quedarte luego tan ancho esperando que las cosas sigan siendo igual de estupendas que al principio… y más te vale que te pille prevenido, porque te aseguro que ninguna de las súper “estrategias comerciales de marketing online” que conoces hasta ahora, te salvará de la caída del siempre abuso avaricioso del sistema en el que jugamos en esta incesante partida de supervivencia.

 

¡Que sobreviva el más creativo, original e innovador compañero/os del cibermundo!.. (aunque con toda probabilidad lo haga el que menos cantidad de prejuicios éticos tenga)

Saludos y hasta el próximo post!

 

Créditos:

Fotografía: unsplash.com

Creatividad fotográfica: canva.com

Nos encanta el diseño. Nos encanta la innovación. Nos encanta la originalidad. Nos encanta lo diferente y personal. Nos encanta ofrecerte posibilidades únicas para que tu pasión brille en la red.
Web Design. Personal Branding. Copywriter.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This

Reparte estas flores de sakura por el mundo!

Perfuma tus redes con este delicioso aroma!

A %d blogueros les gusta esto: